Poco a poco, motoadictos ha entrado en el mundial de velocidad, en el motociclismo de élite. Contactos por aquí. Gente que conoce a gente. Yo te puedo presentar a aquel. Este puede ser un buen patrocinador, este piloto necesita patrocinio, vender, comprar, Sergio necesito un box, Sergio necesito un evento, Sergio necesito aquello, vamos, comercial de los de toda la vida.


Por eso estos dos años de visitas a los GGPP; perdón, mejor dicho: mis visitas a los camiones del mundial, a los boxes, a las charlas en un rincón del paddock, en la micro-oficina de un camión…porque lo que son GGPP y carreras, cuando estás dentro, casi ni las hueles.
 
El paddock del mundial va muy deprisa, MotoGP es la máxima institución de la velocidad. Y se nota. Todo es para YA, todo es urgente, todo el mundo tiene mucha prisa y todas las agendas echan humo y encontrar un hueco en ellas es tan difícil como encontrar un politico honrado en España.


Lo que más me ha sorprendido, como abanderado del bello idioma español que soy, es la jerga 
“spanglish-marketing” que se habla en todas las reuniones del mundial. Repito, en todas.


Tengo clarísimo que es lo cómodo para gente que está todo el día hablando en inglés y con personas extranjeras; por supuesto, faltaría más. Y de hecho hasta yo caigo en el error de vez en cuando.
 
Pero ¿y si el interlocutor habla en valenciano como tú?. Pues nada, te meten los vocablos en “valen-glish marketing” y se quedan tan a gusto.


Y hablé con un equipo en catalán…perdón, en catalán-glish. Y yo alucinaba. Hasta un gallego me habló en “spanglish-marketing” con acento galleguiño, lo cual tenía su encanto.


Videoconferencia ¿en spanglish?


 
De hecho, la situación más cómica, se me dió el otro día en una videoconferencia a tres bandas. No voy a poner nombres pero fue algo tal que así (MUY resumido):


– A: Vamos a darnos prisa que voy con el timing muy justo.
 
– B: Ok, lo que queremos es hacer un meet and greet pero más grande. Con un branding muy fuerte. Que sea algo como incentivo para coaching de empresas.
 
– A: Entiendo. Si hay buen feedback hasta puede haber business to business.
 
– B: ¿El sponsor está dispuesto a colaborar, hay cash?
 
– A: Depende, si es un dream team, se puede hacer una joint venture con otro sponsor.
 
– B: Bien, hagamos un mailing por si el cliente quiere algo premium y después podemos estudiar el packaging.
 
– A: De acuerdo, en cuanto lo tengas me envias un FYI (For your information).
 
 

Yo no abrí la boca; me limité a poner A y B en contacto (conozco a ambos) y dar mi punto de vista del tema pilotos/patrocinio.

Lo mejor de todo esto es que uno es de Barcelona, el otro es de Alboraia (pueblo de Valencia) y yo soy valenciano. De modo que no había ningún inglés en la videoconferecina, así que no pude evitarlo y dije:


– M: Resumiendo señores. Queremos que el piloto se encuentre con aficionados como premio para incentivos de empresas. Apoyado por marcas. Si hay suerte, puede haber negocio entre ellas. Si hay más de un piloto, el patrocinio sería compartido. Mandamos correos y si quieren algo de calidad superior, se estudiaría como empaquetar el producto. Perfecto, cuando tengamos algo, os envío un PQTE.


 – A y B: ¿Un PQTE?.


– M: Si, lo mismo que FYI pero en español, un “Pa´ Que Te Enteres”


La madre que los parió, te hacen aprender más inglés en una reunión que Richard Vaughan en dos meses intensivos…
 
Esta noche me han “atacado” a mitad de cena con un “Buasap” desde Japón que decía:
 
– ¿Lo que necesitas es un brand ambassador?
 
Así, de sopetón, me he enterado en la cena. Ya no quedan pilotos con patrocinio personal; ahora son brand ambassador, toma ya.
 
Pero como se dice por ahí, la Ñ que no nos la toquen, jejeje.