Pensaba que esas cosas no pasaban, pero si. Lo intentaron conmigo. Y me partí de risa con el personaje.

Os explico, puse a la venta a “Manuela”, mi Aprilia Tuono. Tras el accidente y lo que me pagó el seguro, me compré otra Tuono (bautizada ya como “Mónica”), sólo que una del 2007. Y me habría  quedado para siempre a Manuela, pero en casa ya no me dejan que entren más motos, de modo que tuve que vender.

 

La puse a la venta por 1.300 €

 

Llevaba una semana anunciada, un par de consultas serias y de repente ¡tachán!: Apareció un comprador de Reino Unido (que bien podría haber sido de Móstoles o de Alboraia haciéndose pasar por una dama británica).

El comprador se hacía llamar Debra Layton.

Mmmm, ¿quién estaba detrás de Debra Layton? Y busqué en San Google y me encontré con Deborah Layton, escritora del libro “Seductive poison”, colaboradora de Jim Jones y superviviente que habla sobre el misterioso suicidio colectivo de 900 personas en Jonestown. Vaya con la comprada de la Tuono…

 

dal-02-04-14

 

Increíble, tenía en mi bandeja de correo un mensaje de la señora Layton que me quería comprar la moto para su hijo que estaba en la universidad y pensó que mi Tuono era perfecta para él…

Hombre, Manuela es una pasada de moto pero regalar una moto con parte de ella a reparar no es digno de la señora Layton.

Seguimos con el timo.

El personaje que se ocultaba tras la identidad de Debra Layton me dijo que le encantaba la Aprilia, que me pagaba 1200 € (sólo me regateó 100 €) y me pidió TODOS mis datos para hacerme un ingreso, pero sólo por Pay-Pal, no se fíaba de nada más. También me dijo que enviaría a un “agente” a formalizar todo el papeleo o bien, debería pagar a un transportista para que se la llevara a Reino Unido (pero yo debía estar tranquilo porque ella me abonaba el importe).

Es maravillloso; un vendedor que debe pagar ¿? fascinante.

Cuando acabé de leer el correo del personaje me estuve partiendo de risa pensando que barbaridad responderle al timador. Y me salió lo siguiente, sin traducir por supuesto, a la española:

 

Perfecto, si te ha gustado la moto, cuando la limpies te va a encantar. Y si la arreglas, más.

Vamos a hacerlo a mi modo:

La moto vale 1300 €, pero si vienes tú o tu agente a por ella a Valencia, te la dejo por 1200 €.

Y trae el dinero en metálico o cash, así lo contamos con la técnica del “tocomocho” y luego hacemos todo el trámite para cambiarla de nombre.

Hasta te regalo una camiseta motoadictos que ponga: ¿Te has dado cuenta tú también no?.

Será per diners!

 

No volvió a responder el personaje. Una lástima. Fue una relación corta, sólo dos correos, pero intensos.

 

Ni se os ocurra dar DATOS a nadie, ya que utilizarán vuestros datos para otros timos. Y ni hablar de ingresar dinero ¡NI HABLAR!

Con la cantidad de compradores/vendedores que hay en España, no hace falta buscarlos fuera.

Lo bueno es que gracias al timador ya tengo un libro más que leer “Seductive poison” de Debra Layton…