Este artículo nace de los rumores (aparecidos en 2017 y tal vez sean ciertos en el futuro) que anuncian ciertas restricciones en la categoría de SBK para equiparar la competitividad y devolver la “emoción y la audiencia” a una competición que ha visto como la escuadra “Rea-Sykes-Kawasaki-Provec” han arrasado desde la retirada oficial de Aprilia y su piloto Max Biaggi.

Que difícil es agradar a todo el mundo cuando tomas decisiones. ¿Hacemos de SBK un campeonato de motos de serie de verdad para igualar? Entonces ya no tiene sentido ni SSP ni Superstock. ¿Permitimos un poco de tecnología e inversión? Perfecto, de este modo equipos/marcas que no están en MotoGP tienen más recursos para invertir en esta competición, lo que inevitablemente desequilibra la balanza.

No se si Rea al final se quedará en SBK para igualar a King Carl o se irá a MotoGP (me apetece más lo primero) pero también habrá que pensar que, parte de ese “tedio en los resultados” es debido al excelente estado de forma, de ánimo y de seguridad del piloto del dorsal #65.

En el british de SBK, por ejemplo, también hay mucha tecnología y presupuestos y no hace falta andar con restricciones para ofrecer al televidente esa “emoción” tan requerida por organizadores y patrocinadores porque el nivel de los pilotos es similar. De ahí que salgan carreras tan al límite como esta: