Conocí su existencia en el GP de Alcañiz del 2013 y la vi físicamente en el GP de Valencia del mismo año. La CKU 28 es una máquina diseñada para el duro entrenamiento físico de pilotos y aficionados. Repito, duro entrenamiento.
 
 
 
Sabía que Álex Crivillé estaba detrás del proyecto, pero desconocía que también estaban Javier Ullate (ex-mecánico de Crivi, mecánico desde hace tiempo de Jorge Lorenzo) y Kimi Muntada, un experto en mecanizados que se encarga de las cámaras giroscópicas del mundial; de ahí viene el nombre CKU (Crivillé, Kimi, Ullate y #28).
 
 


Crivillé en la presentación
 
 
 
La brillante idea, gira en torno a una máquina que es capaz de hacer trabajar a los pilotos tomando la misma posición y las mismas inclinaciones que en carrera, pero sin los riesgos inherentes de hacerlo con una MotoGp en pista.
 
Los cuadrados de goma son para apoyar las rodillas
 
 
 
La máquina se compone de una estructura/base de aluminio donde está la electrónica y el motor encargado de moverlo y encima, la moto y la pantalla. Para las medidas del triángulo formado por sillín, manillar y estriberas, se tomaron las medidas de la NSR 500 de Crivillé. El depósito y el colín son como los de una Moriwaki de Moto2.
 
Crivillé haciendo una demostración
 
 
 
En ningún momento hay que confundirla con un simulador, no puedes interactuar con la pantalla. Se trata de seguir los movimientos exactos de lo que ves en el monitor, levantarla en el mismo momento y tumbar del mismo modo que la moto en la que vas “a bordo” en pantalla, que no es otra que la RCV de Dani Pedrosa en su vuelta rápida al Ricardo Tormo en el 2012. Esta es el primer prototipo de la CKU y en breve, vendrán nuevas versiones en las que se tendrá además en cuenta factores tan importantes para el ejercicio físico como la aceleración y la frenada (movidos mediante hidráulicos). Incluso se está pensando ya una versión con sincronización con la pantalla.
 
Kimi, Oscar Haro y Crivillé
 
 
 
 
Hasta que llegue ese momento y para hacer más real el ejercicio físico, tanto las manetas de freno/embrague como pedal y selector (a pesar de no funcionar porque no se necesitan) se pueden regular en dureza del muelle para imitar el cansancio de accionarlas durante el tiempo que dura un ejercicio.
 
 
Una vez encima de la moto, sólo falta ajustar el peso del piloto para regular la intensidad de las reacciones de la máquina (máximo peso admitido 90 Kg), apretar bien las piernas contra el depósito e inclinar la moto hacia el lado que venga la curva. Para levantarla de la “súper plegada”, tan sólo hay que girar el puño del acelerador. Dependiendo de la intensidad con que aceleremos, la moto volverá a su posición natural más o menos rápido.
 
 
El tiempo que aguantes encima de la moto al ritmo de Pedrosa, ya es cosa tuya y de tu forma física. En mi caso fueron cuatro vueltas las que mis piernas pudieron rodar a ritmo de 1.30´844.
 
A ritmo de record
 
 
No quiero pensar lo que tienen que ser 45 minutos de entrenamiento…