Han sido enemigas desde que se vieron en pista, incluso antes, desde que se presentaron en sociedad. La Aprilia RSV4 1000 y la BMW S1000RR.
 
Una es italiana y la otra alemana. Las dos son cuatro cilindros. Una es un V4 y la otra es de clara inspiración japonesa sólo que elevando el concepto a la máxima potencia (nunca mejor dicho).
 
La alemana lanzó este fabuloso anuncio en el cual transmitian TODO lo que querían representar con su nuevo modelo S1000RR:
 
Limpieza, control, pulcritud, potencia, luminosidad, orden, aceleración, nuevas reglas, éxito y por supuesto, una imagen más juvenil y desenfada. Aquí, el anuncio:
 
 
 
 
Al tiempo, Aprilia USA, lanzó un anuncio imitando al anterior, sólo que primaba un mensaje de marca por encima de todo y además, les recordaba cariñosamente a los alemanes que ellos eran bicampeones del mundo de SBK, cosa que BMW no ha podido conseguir en sus años de SBK. Sencillamente genial:
 
 
 
 
De hecho, he descubierto otro anuncio de los de Noale en el que atacan directamente y sin tapujos a los de Borgo Panigale; los de Aprilia no perdonan. Pero hay que reconocer que en este caso, han captado a la perfección el perfil de muchísimos usuarios de Ducati y han intentado ganarse al cliente no tan snob:
 
 
 

Pero la triste realidad para Aprilia es que ni con estupendos anuncios como estos, ni con tres títulos de campeones del mundo de SBK y dos subcampeonatos, han podido vender o acercarse a las cifras de  ventas de BMW con su S1000RR, que al final, es lo que le importa al fabricante. Y ni mucho menos salvarse de un ERE…

Menos mal que por lo menos en 2015 vuelve de nuevo al mundial de MotoGP.