Podría resumir sin ningún temor a equivocarme:
 
“Si vas en moto, seas quién seas, debes ir a un curso Motoadictos/KSB Sport. O mejor, a varios”
 
 
Da igual que seas un niño (como los muchos de la liga LEM), que seas un adulto con años de experiencia en todo tipo de motos (es mi caso), que seas un motero novato y no muy hábil o que seas un piloto mundialista; en Motoadictos/KSB Sport tienes cabida y mucho que aprender. No sabes cuánto…hasta que lo haces.
 
Valga como ejemplo la visita continuada que hacen a esta pista de entrenamiento pilotos de la talla de Hector Faubel, Jorge Navarro, Viñales, Barberá, Ana Carrasco, Anthony West, pilotos malayos…
 
 hb
Si no eres un motero avezado, seras escéptico con que esas motos pequeñas te puedan enseñar algo que sirva para las grandes. Es lo típico, todos lo pensáis, hasta que lo hacéis.
 
Pues sí, ya lo creo que te enseñan. Aquí sí que puedes decir con firmeza que el tamaño no importa y SÍ las sensaciones, que son muchas y probablemente desconocidas para aquellos que no tengan mucha experiencia en los límites del agarre e inclinación.
 
Pero entiendo que el coste, 150 € por piloto en el primer curso y 130 € en los siguientes, exige que por lo menos, se explique debidamente (al final de la explicación te costará asimilar cómo podemos hacer tanto por ti y tu conducción a un precio tan barato). Vamos allá:
 
En Motoadictos/KSB se hacen los cursos para un máximo de 6 participantes para que la atención y la calidad del servicio sea total.
 
Os voy a contar la experiencia tal y como la viven los grupos que vienen, todos con muchísima experiencia en moto, algunos con bastantes tandas de circuito a cuestas y algún que otro motero de almuerzo dominguero sin pretensiones más allá del almuerzo entre amigos.
 
 
 
Las instalaciones de KSB Sport en AVAE Paterna son de 10. Amplias áreas diáfanas de asfalto (algunas “islas” con bancos y sombra para acompañantes resguardadas del tráfico en pista) y zonas pintadas sobre el mismo para aprender a pilotar sobre zonas deslizantes (alrededor de un agarre un 80% menor).
 
 
 
 
Una área de 14000 m2 en total, donde se incluye el circuito “Skalextric”, un pequeño trazado con zonas de poca adherencia, donde arañar un segundo al crono supone un esfuerzo titánico.
 
 
SacaCap
 
 
A las 9:30 estábamos expectantes para el reparto de monos porque es lógico entender que no es una tienda y hay un número de tallas limitadas (las botas, guantes y cascos son los propios por higiene). Y asi fue, alguno se quedo sin mono (no hubo mayor problema).
 
 
 
 
Las motos son Honda CRF 70 semi-automáticas, engranas la marcha, pero no hay embrague. Una moto que da mucho para lo que es y que  encima, estando de serie, ofrece un sonido hasta relajante, cosa de agradecer cuando vas a estar 3 horas seguidas encima.
 
 
 
 
A las 10:00 con rigurosa puntualidad, hay que estar todos atentos a las explicaciones del gran profesional Kike Bañuls y su equipo (formado por mi y dos monitores más, Toni Aguilera y Edu Guillen) en las que hacemos hincapié en la importancia de la postura y el movimiento del cuerpo encima de la moto. Parece básico, pero conviene recordarlo. Se informa que el curso dura de 10:00 a 13:00 y que además de la postura y la mirada, ya no hay más teoría. El resto del curso es moto, moto, caídas y más moto.
 
 
 
Lo más importante si queréis aprender es olvidaros de que sabéis ir en moto, de cualquier conocimiento y empezar de 0, con total humildad y haciendo todo lo que te dicen. No hay otro truco. Bueno, hacer la croqueta con un buen galletón sin consecuencias nada más empezar ayuda a perderle el miedo a la moto.
 
 
 
Hacemos dos grupos de modo que cinco ruedan y otros cinco miran y descansan (en el caso de ser menos personas y motos para todos se hace el descanso igual porque nadie aguanta sin parar y viene bien para ir corrigiendo detalles mientras vemos las fotos que os hacemos en el momento)
 
Empezamos con el 8, un ejercicio en el que básicamente se trata de imitar esa figura entre dos conos con la moto mientras arrastramos deslizadera y en el menor espacio posible. Se empieza con una distancia de 8 metros entre cono y cono y se acaba con una de 4 metros donde resulta muy complicado incluso cambiar de dirección, lo que demuestra que el físico lo es todo a la hora de girar la máquina.
 
 
 
A continuación, una prueba de eslalon con conos en la que hay que mantener el acelerador abierto sin cortar. La distancia entre cono y cono dará la dificultad a medida que se vayan acercando.
 
 
 
Sin bajar de la moto, otra vez el 8 para ver qué tal se nos da la segunda tanda.
 
Un mínimo descanso de cinco minutos para hablar un rato y aclarar dudas y pasamos a probar la zona de poca adherencia. Aquí las caídas de suceden sin cesar…
 
Decir que en todo momento, hay disponibles bebidas y barritas energéticas, agua y fruta; mucha fruta que ayuda a refrescar. Por un día seremos “pilotos” y abandonaremos la típica dieta motera de bocata de embutido y panceta…
 
 
 
Con un poco más de control de gas adquirido, pasamos al Skalextric donde hacemos una tanda larga para conocer bien el trazado y sus trucos (hay dos curvas que patinan bastante); prohibido adelantar y se rueda manteniendo una distancia prudencial con los compañeros.
 
 
Después, se pasa a hacer el ejercicio “Moto2”, que es un eslalon continuado en el que el que va delante, por muy rápido que sea, nunca puede ganar porque tiene que tomar las curvas por el exterior. Ejercicio divertidísimo y técnico.
 
Una vez conocemos bien la pista, hacemos equipos por parejas y con salida a lo resistencia (corriendo hacia la moto y salida con moto parada) nos metemos de lleno en una carrera a 20 vueltas con cambio de moto en pitlane donde ya vale todo. Divertidísimo, muchas risas y genial tener que combinar intentar adelantar/que no te adelanten con zonas de poco agarre.
 
En este momento, cuando llevas toda la mañana en un moto continuamente cayendo al suelo y rompiendo piezas, gastando gasolina sin cesar, bajo la atenta mirada de los monitores, con uno de ellos haciendo fotografías a discreción (que te envian a tu correo), sin parar de rascar deslizadera y arañando el mono, la camiseta motoadictos de regalo, los tentempiés, etc es cuando empiezas a pensar que 150 € no es caro ¡es hasta barato!.
 
 
 
Pero claro, ahí no acaba el curso, porque volvemos otra vez a la zona verde (la de poco agarre) a practicar a tirar la moto al suelo en un metro y conseguir derrapar y controlarla. Lo que más engancha a la gente es girar haciendo círculos alrededor de un cono derrapando y controlando la caída levantando la moto con la rodilla. De verdad que es fascinante y muy, muy adictivo. Y por supuesto, las risas van ligadas al número de caidas inofensiva de los compañeros, zas, al suelo. Zasca, otra, zas.
 
Por supuesto, siempre cambiando de moto (el que lo desee y pueda) entre la Honda y la Motoliga. La Motoliga es una Moto3 a escala, con motor 125 de 4T. Una moto muy física, para girar, hay que trabajar y sudar mucho.
 

 

 

 

 
 
 
Generalmente, a las 12:30, la gente ya no puede ni moverse (el físico es importante) pero se van con amplios conocimientos y mucha seguridad adquirida.
 
 
 
¡Tanta seguridad y confianza, como para rascar codo en agua!
 
 
 
 
Tenlo claro,  los 150 € salen baratos, no lo dudes y envía correo para concertar cita.
 
 
motoadictosweb@gmail.com