Durante los años 90 y 2000 era típico leer estas cifras de “presentación” acompañando a cualquier catálogo de deportiva del mercado, todas buscando la relación peso/potencia 1/1 (sin piloto):

167 Kg de peso, 165 CV de potencia.

Esos eran los números, si no iguales, sí parecidos en cuanto a relación peso/potencia.

Y los fabricantes se quedaban tranquilos al ofrecer esos datos. Aunque todos sabíamos que mentían como bellacos con sus pesos (por no hablar de sus CV). Los datos eran absolutamente falsos, ya que según ellos, para pesar quitaban aceite, agua, filtros, bujias, neumáticos, agua del radiador, demás líquidos, etc. Todo lo que no fuera fabricado por ellos.

Así pasaba, que luego te encontrabas que tu moto en realidad pesaba 230 Kg con todos los llenos hechos.

Hoy, parece que hay un acuerdo tácito entre los fabricantes del país del sol naciente, todos dan peso real, a lo alemán o italiano de siempre, como debe ser. Pero aun así, gracias a las nuevas tecnologías, el peso se ha reducido una barbaridad.

Lo malo es que en muchos casos, los fabricantes a cambio de ligereza, nos han dado poca calidad o poco material, que en breve plazo de tiempo, rompe que da gusto. Y asi NO queremos que nos bajen los kilos de peso. Ni mucho menos.

Tensores de distribución en varios modelos, bombas de freno que desfallecen o lo más habitual en todas las marcas, reguladores finos como el papel de fumar que se calientan en exceso y acaban quemando toda la moto.

Luego cuando ves el volumen, tamaño, peso y aleteado del producto que vende la industria auxiliar para el mismo cometido es cuando te preguntas ¿cómo no ha salido ardiendo la moto mucho antes?

Y el problema es que antes lo hacían para ahorrar peso. Ahora lo hacen para ahorrar costes en cualquier moto…

Miedo me da ¿obsolescencia programada?

 

rectidubon

 

 

RectificadorSV