Hola, hoy os voy a poner un artículo que escribí en su día para agradecerle a Mariano Urdin todo lo que salía “Desde el rincón de su garaje”. Fue una manera de agradecer todos sus artículos tan cercanos y soprendentes al mismo tiempo. El, al tiempo me dedicó estas líneas:

YoLaMoto

Años después nos conocimos personalmente en Montmeló. A ver si nos vemos más a menudo. Que grande eres Mariano.

mU

 Y ahora, para los que quieran leer, el artículo de HISTORIAS DE MOTEROS:

Las historias de moteros serán siempre iguales por mucho que cambie todo en este mundo. Habrán cambios de gobierno, veremos la 20ª parte de Star Wars, el hombre llegará a Marte y las motos serán una especie de cohetes en un futuro no muy lejano, pero lo que nunca cambiará es el espíritu del motero autentico. Sí conocéis alguno o lo sois, lo vais a entender al instante.

 

Todo motero que se precie tiene el famoso síndrome del pescador, es decir, suelta “trolas” como los especialistas de la caña, y si por alguna de aquellas un día adelanta a alguna moto vetusta de 125cc en su carretera favorita luego con sus amigos “rivales” contará la hazaña diciendo que en una apurada de frenada logró batir a esa imaginaria 600cc para rematar diciendo que a la salida de la curva abrió el acelerador antes que su competidor haciendo derrapar su rueda trasera… vamos, digno del tal Stoner que ya está jubilado.

Los amigos que lo escuchan asienten y son sabedores que nuestro amigo no ha “pescado” un atún de 150 kg como anuncia a bombo y platillo sino más bien una sardina esmirriada, pero a ver quien es el guapo que se lo niega.

Así debe ser un autentico motero “racing”. Después de esta pequeña introducción pasaremos a decir las condiciones necesarias para formar parte de este selecto club.

 

 

DEBES COMPRAR UNA MOTOCICLETA. (Sé que este consejo es básico, pero es que hay más de uno por ahí que por ahorrarse dos euros es capaz de intentar ser motero “racing” en una bicicleta). Tampoco valen los ciclomotores o scooters.

Y mucho menos hacer inventos con los patines en línea, que aún me estoy riendo de un día que nos fuimos toda nuestra peña a Montanejos y al inigualable “Monster” (os imagináis que moto tiene ¿no?) se le ocurrió ponerse los patines y que alguien le remolcara por la carretera para después soltarse y ver si podía tomar las curvas de una bajada!.

Ni que decir que la galleta fue monumental, jaja, que bueno fue verle hacer “la croqueta”. Niños, de leer esto, no intentéis hacerlo en casa, esto es solo para dementes.

 

 

SI EL PRESUPUESTO LO PERMITE, COMPRA UNA MOTO DE 600 CC EN ADELANTE. Siempre impresiona al personal eso de que lleves entre las piernas un “pepino”.

De no ser posible, debes conducir como un piloto de Moto3, es decir, una conducción fina que te permita aprovechar el paso por curva para adelantar a los pepinos en los tramos virados. Ventajas: Siempre podrás decir que con tu moto te faltan CV y que se te van en las rectas. Otra ventaja es que ganaras el respeto de tus amigos-rivales cuando los adelantes con tu cafetera.

 

INCONVENIENTES: A la mínima que haya una recta te abrasaran sin ningún tipo de respeto por la amistad y otros bellos valores. El otro inconveniente es que descubrirás que ningún amigo te decía la verdad cuando te prometían que el no pasaba de 120 en las rectas.

Y si no es así, que se lo pregunten a “Bucata”, otro amigo de la peña que venía con nosotros con una XT600 con más km que los baules de la Piquer… Teniais que haber visto su cara cuando pasó por esa misma carretera con la CBR600 que se compró, descubrió que mentíamos todos como bellacos. ¡Que bonita es la amistad del motero!

 

 

OTRA CONDICIÓN INDISPENSABLE ES LA DE REUNIRTE CON TUS AMIGOS EN ALGÚN CAFÉ O PUB, del cual hagáis vuestro Moto-club o peña y a ser posible que el dueño sea motero porque no creo que nadie en su sano juicio pueda aguantar más de una semana debates continuos sobre si es mejor el neumático Pirelli o el Metzeler.

Aquí podréis explayaros totalmente con vuestras discusiones trascendentales acerca de la mecánica de la motocicleta o de las carreras del mundial. También se preparará la salida del sábado.

Otro tema es el de las novias, ellas se aburrirán como ostras a no ser que disfruten del debate sobre si el V5 de Honda fue la mejor obra de ingeniería motera. A ser posible evita al motero maduro, ese que te cuenta historias sobre la Bultaco y su Montesa. Os prometo que yo he visto dormir a la novia del susodicho apoyando la cabeza en la barra.

 

 

CÓMPRATE EN CUANTOS PUEDAS UN MONO DE CUERO RÉPLICA DE ALGÚN PILOTO DEL MUNDIAL. No hace que corras más pero impone mogollón. –Mira, mira, se ha comprado el réplica de Lorenzo – Se quedan a cuadros.

De no ser posible un réplica, por lo menos que tenga muchos colores. Aún me acuerdo cuando me vieron aparecer con mi mono K.Schawntz réplica, se pensarían que les iba a hacer la apurada de frenada de Hocknheim.

 

 

 

PARA SER UN MOTERO DE LOS BUENOS ES IMPRESCINDIBLE TENER UN NÚMERO ILIMITADO DE EXCUSAS por si la salida matutina no ha sido buena. La moto tiene un mínimo de 1000 componentes más o menos así que todo puede fallar, si lo hacen los pilotos del mundial…¿por que tú no?.

 

Ya sabes: Es que la presión de los neumáticos, es que va corta de carburación, es que la bomba de freno…. hay un sinfín de “esques” que te salvarán del apuro.

 

 

OTRO DETALLE NECESARIO es que le digas al dueño del bar donde vais a almorzar los sábados con la moto, que a ver si es posible que para el sábado siguiente te tenga preparado los restos de un bocata y de un refresco como si te los hubieras comido.

Cuando ese sábado llegues el primero al bar (debes llegar por lo menos con una diferencia de tiempo necesaria para montar el numerito) y tus amigos te vean como “ya te has acabado el bocata”, su moral irá por los suelos.

De ser fumador, deja también un par de colillas en el cenicero, como demostrando que llevas ya un buen rato esperándoles. Para rematar la faena, diles lo indignado que estas, y que con ellos pierdes todo el día esperando.

El único inconveniente es que ese día no almorzaras, pero ¡te aseguro que vale la pena!.

 

 

UN RASGO CARACTERÍSTICO DEL MOTERO RACING es su conocimiento de la “maquina”.

Al mínimo ruidito: Huy, el reductor chispero me falla, ¡quizá pierda por aquí 10 cv!. O también: ¡Si le quito las pegatinas, perderé como mínimo unos 20 gramos y será más fácil entrar en las curvas!. – Todo esto…¿quien lo aguanta?, muy sencillo, el pobre mecánico del taller que cada vez que los ve entrar o se echa a temblar por lo que le van a pedir, o se frota las manos pensando que tontería les puede decir para que traguen y se gasten la pasta.

Todos son expertos y acuden al taller como a los boxes. Poco tardan en añadir una cantidad de piezas especiales para sus maquinas que solo algunos son capaces de sacarles el rendimiento, a no ser que sea un escape de “competi de carbono” que solo sirve para hacer un ruido infernal, porque vamos, hay algunos que creen que solo con el silencioso ¡ya ganan 15 cv!. ¡Jajaja, que bruto es el motero racing!.

 

 

TAMBIÉN ES BUENA IDEA IR CON TUS AMIGOS RACING AL CIRCUÍTO.

Allí todos nos desfogamos sin tener que pensar ni en radares de la benemérita, ni en los peligros de la carretera que nuestros amigos de la DGT se encargan de hacer que sigan floreciendo.

Allí podremos comprobar que el fondo físico del motero medio es parecido al de Alfredo Landa en la película Pepito Piscinas, es decir, apariencia pero luego nada de nada. El motero racing aguantará como un campeón la 1ª tanda pero en la segunda se arrastrará como un caracol por la pista.

Se padecerá también alguna deshidratación leve y se sudaran todos los cubatas del último mes. En este escenario es donde más humillaciones se ven de los racing. Salimos a pista con la intención de comérnosla con nuestra 1000 pero al llegar a la curva: ¿Pero que hace esa chicharra de 125cc adelantándome por fuera?.

Y no haces más que intentar cogerlo, pero se te va, y se te va, y se te va…Cuando llegas a boxes estas de una mala leche que no veas, pero lo peor es cuando ves que el que llevaba la 125cc es un nano de 12 años que está corriendo el territorial y se te acerca…¡ para aconsejarte la trazada buena!

 

 

ES IMPORTANTE EN LA PANDILLA LLEVAR AL FOTÓGRAFO oficial que se encarga de recorrerse la pista para inmortalizar esas tumbadas de vértigo.

A ser posible cuando se va en la moto, evítese todo tipo de demostraciones para salir bien en la foto que un amigo aún no ha aterrizado desde que salió volando en Albacete. ¡Jaja, qué bueno!.

El tío todo vacilón vio la cámara y quiso hacer una derrapada a lo McCoy, y vaya si la hizo, jaja, salió por orejas de la Exup como una rana, jajaja. Lógicamente, hizo un poco el “bayeta”.

 

POR ÚLTIMO, DEBES SER CONSIDERADO con los compañeros de carretera y parar cuando tengan algún problema mecánico para prestar tus servicios.

Un motero “racing” es considerado con los de su especie, pero ante la visión de una “cafetera Harley” apeada en la cuneta, deberá levantar el dedo corazón de la mano y pasar saludándole debido a que no tiene conocimientos de mecánica de tractores.

 

Con todos estos consejos llegareis a ser auténticos moterillos “racing” de carretera.

 

Sin más y esperando contaros nuevas anécdotas de la fauna motera se despide:

Sergio Dolz, un moterillo racing de revista y un motoadicto.

PD: Todos los energúmenos aquí nombrados existen, y todo parecido con la realidad es… ¡real!