Brillante, ejemplar, admirable, épico, detalles como este engrandecen este deporte y hasta hacen que por unos instantes, olvidemos la bajeza del ser humano y (por lo menos en mi caso) pensemos que aun hay esperanza. Dicho lo cual, podría escribir este artículo llenándolo de adjetivos para Leon Haslam por la manera tan elegante y digna de perder un campeonato.

Imagino que sabréis que Leon Haslam, a pesar de llegar líder a la última cita del BSBK, tuvo un accidente con su Kawasaki que le dejó tobillo, dedo y muñeca fracturadas, dejando el campeonato en bandeja de plata al veterano Byrne. Justo en el momento en que entrevistaban a Shane Byrne, Leon salía de enfermería y pidió que le llevaran a felicitar al campeón 2017 aunque no pudiera ni andar…

 

Por eso este vídeo está en CARRERAS MÍTICAS, porque vale más el acto de ambas personas que cualquier carrera. Grande Shane, enorme Leon.

Hay que pensar que parte de esos piropos hay que dárselos también a mamá y papá Haslam por inculcarle a Leon eso valores en los que primó por encima de todo, ser persona, ser una buena persona. Esto, en un mundo como en el que vivimos donde lo zafio, lo chabacano, pensar con empatía y en global por el prójimo se va perdiendo, les da mucho más mérito. Gracias por criar/educar personas.

Eduquemos personas cívicas y premiemos la excelencia. Vale la pena.