Año 2003. GP de Le Mans.

Valentino aun veía a Sete como un amigo/colega con una moto privada que nunca iba a ganar un mundial ante una moto oficial. Sete había sido cuarto en Suzuka (en el GP del accidente mortal de Kato), ganador en Sudáfrica, caida en Jerez peleando por la victoria y se presentaba en Le Mans con ganas de seguir siendo el aspirante al título.

Razón no le faltaba al de Tavuilla, sólo Lawson ha ganado con una “semi-oficial” en la categoría reina. Pero aun asi, Sete le puso mucho, mucho empeño.

Batallas tuvieron muchas y esta, fue una de ellas. Le Mans 2003. Tan sólo está la última vuelta, que la disfruteis, es de las míticas: