Y Max Biaggi lo volvió a hacer como lo hizo en aquel 1998 en 500. Llegar a una nueva categoría y vencer a las «vacas sagradas».

Esta vez la categoría era SBK y el escenario Qatar, primera carrera del campeonato, a bordo de la Suzuki GSXR 1000 del equipo Suzuki Alstare. Llegar, ver y vencer a tipos de la talla de Bayliss, Corser, Toseland o Haga. BRILLANTE.

Esa carrera con final de infarto las últimas vueltas con Toseland merece estar en carreras míticas.